Anna Magdalena Bach

Este 8 de marzo se celebra el Dia Internacional  de la Mujer, por tal motivo recordamos a una mujer en la música.
Anna Magdalena Bach
Nació un 22 de diciembre de 1701 en Zeitz, fue una soprano alemana, la segunda esposa de J. S. Bach.
Su padre era Johann Caspar Wilcken, un trompetista de la corte de Zeitz hasta febrero de 1718, cuando se trasladó a Weissenfels, donde murió a fines de noviembre de 1731.
Como hija de un trompetista, Anna probablemente conocía a varios miembros de la familia Bach. 
Fue contratada como soprano, con su padre, en la capilla de Zerbst. Cuando tenía 20 años, estaba contratada en Köthen y ya conocía bien a Bach.
El príncipe Leopold de Anhalt-Cöthen les dio permiso para casarse en su propio alojamiento; el 3 de diciembre de 1721. Juntos tuvieron trece hijos entre 1723 y 1742, de los cuales siete murieron pequeños. 
Entre los sobrevivientes estuvieron los compositores Johann Christian Bach y Johann Christoph Friedrich Bach. Residieron en dicho palacio hasta que el príncipe Leopold contrajo matrimonio con una princesa de Anhalt-Bernburg que, considerada una "amusa" por Bach (esto es, "no amante de las artes"), prescindió de la música y de sus intérpretes.
Bach estuvo muy enamorado de ella: de los cuatro cuadernos de música (büchlein) que compuso dos fueron para ella. El matrimonio Bach fue uno de los pocos en los cuales ambos cónyuges, marido y mujer, trabajaban en lo que les gustaba y para lo cual estaban dotados, cobraban su propio sueldo y eran reconocidos por lo que valían.
Durante el tiempo de la familia de Bach en Leipzig, Anna Magdalena organizó  veladas musicales con toda la familia cantando y tocando con los amigos invitados. La casa de Bach se convirtió en un centro musical en Leipzig.
Anna Magdalena, como entendida en música, le ayudó numerosas veces en la copia de partituras.
Al morir su esposo en 1750 se quedó sola con cinco hijos pequeños. El Concejo le concedió la tutela de sus hijos a condición de que no se casase: si así lo hacía, perdería la custodia de éstos.
Una vez fallecido Bach, el Cantor de la Escuela de Santo Tomás, no tenía ningún sentido que la familia permaneciese en la escuela: como la mudanza era cara (y el Concejo tenía prisa por desalojarlos), generosamente se le concedió una ayuda para trasladarse a otro sitio. 
Encontró una casita en la Haynstrasse y allí se marchó a vivir con sus cinco hijos.
Al final de sus días dependía exclusivamente de los donativos de los vecinos y ciudadanos: era una ‘’receptora de limosnas’’. Extrañamente sus hijos mayores (en realidad los hijos de su marido), todos ellos bien situados económica y socialmente, no le pasaron ningún tipo de ayuda (probablemente porque no aprobaron nunca el segundo matrimonio de su padre).
En el acta de defunción puede leerse: "Mujer pobre de 59 años, Anna Magdalena, nacida Wilkin, viuda de J. S. Bach, Cantor en la Escuela de Santo Tomás en la Haynstrasse, 8" .
Aunque no consta (por no haber sido registradas ante el juez en el momento del reparto de los bienes), Anna Magdalena recibió bastantes partituras y voces de cantatas de su marido que jamás llegó a vender para poder comer; no ocurrió lo mismo con el resto, la mayor parte del cual lo recibieron en herencia, repartieron y (en ocasiones) lo malvendieron los hijos mayores de su marido.

2 comentarios:

AMIGAS,PASO A DECIR QUE EN MI BLOG ESTÁ COLGADA,LA NUEVA DIRECCION CON FEED,Y VAIAS FORMAS PARA COMENTAR!
UN ABRAZO ENORME,BESOS
LIDIA-LA ESCRIBA
AHORA LOS VEO DESDE MI ESCRITORIO

Carlos dijo...

Excelente trabajo siempre Claudia, un grande del tango Piazzola, un revolucionario de la música, aunque en lo personal prefiero el tango más clásico. Que tengas una hermosa semana
saludos