Dia Internacional de la Musica - 2016


Celebremos el Dia de la Música, con MUSICA!!!





El aprendizaje...


Felices Vacaciones de Primavera
Nos reencontramos el 26 de septiembre.

Do Mi Sol: 8 años!!!!!


Do Mi Sol cumple 8 años!!!
Cuando comencé con este blog no tenia idea de todo lo que a través de él
podía llegar a conocer, aprender y compartir.
Gracias a todos los que por aquí han pasado, los que se detuvieron a dejar un comentario
o mensaje y fundamentalmente a todos los que aman la Música.
Claudia

Tocar el piano mejora el cerebro?

A lo largo de los años los científicos han ido avanzando en el conocimiento del cerebro de los músicos a través de estudios realizados por medio de resonancias magnéticas y tomógrafos. Estos consisten en registrar en tiempo real los cerebros de algunos músicos mientras ejecutan su instrumento. En ellos han podido corroborar que esta actividad involucra a casi todas las áreas del cerebro simultáneamente, en especial la corteza auditiva, motora y sensitiva. Además se ha descubierto que los músicos poseen ciertas zonas más desarrolladas, más grandes que y quienes no lo son. Un área más grande implica una mayor cantidad de fibras o conexiones nerviosas lo que permite inferir que existe en este tipo de cerebros una mayor comunicación entre sus diferentes regiones.
Hay muchos artículos escritos sobre qué es lo que hace que los cerebros de los guitarristas y bateristas sean únicos, sin embargo tocar el piano es algo completamente diferente y mucho más desafiante. Ninguna batería tiene por su composición una distinción de tonos ni permite tocar acordes por lo cual no son cuestiones a tener en cuenta a la hora de su ejecución. Por su parte, la guitarra sólo permite tocar seis notas a la vez y requiere mayormente una gran habilidad en la mano izquierda. En cambio, los pianistas  pueden tocar hasta diez notas al mismo tiempo con ambas manos, armar acordes y diferenciar tonos con lo cual es lógico que para manejar todas estas opciones necesiten desarrollar capacidades cerebral totalmente únicas que ya están siendo reveladas por la ciencia.
En el caso de los pianistas los estudios han demostrado que sus cerebros son los que presentan las mayores modificaciones fuera de la media. Esto resulta casi evidente pues el piano es el instrumento por excelencia en cuanto a demanda de habilidades: los pianistas deben leer notas, sentir las teclas, mover los dedos y las manos a lo largo de 88 notas posibles y oír lo que se toca. Y como si esto fuera poco deben hacerlo ¡todo al mismo tiempo!
Entonces es esperable que estos músicos presenten un cuerpo calloso más desarrollado pues necesitan coordinar los movimientos de las manos izquierda y derecha al mismo tiempo y conectar la parte creativa del hemisferio derecho con la matemática del izquierdo para controlar los tiempos. Además dado que requieren que ambas manos sean igualmente activas los pianistas tienen que superar una cualidad innata para casi todas las personas: el ser diestros o zurdos. Se sabe que en la mayoría de las personas la profundidad de la cisura central o cisura de Rolando es mayor en uno de los dos hemisferios, ya sea el derecho o en el izquierdo, lo cual determina cuál será la mano dominante en esa persona. Pero al escanear el cerebro de los pianistas los científicos encontraron algo diferente: ellos tenían efectivamente surcos centrales muchísimo más simétricos que cualquier otra persona —a pesar de que hayan nacido diestros o zurdos, en sus cerebros esto era apenas perceptible. Dado que pese a ello los pianistas aún poseen una mano dominante, los investigadores especulan que esa simetría en la profundidad no es natural sino el resultado de que estos músicos son capaces de fortalecer su lado más débil hasta hacerlo coincidir aproximadamente con el lado dominante.
Esto ha despertado intensos debates en el mundo de las neurociencias y la música llevando a los científicos a preguntarse si hay una cierta diferencia estructural de base en el cerebro de los músicos o si éste se va moldeando a través del aprendizaje musical.
Estudios en niños que recién se inician en la música han demostrado que las zonas de la audición se encuentran más activas luego de un año de entrenamiento musical que en aquellos que no han aprendido a tocar ningún instrumento. Sin embargo esta postura no es aceptada por todos los neurocientíficos, entre ellos Ellen Winner quien sostiene que estos niños han tenido cerebros estructuralmente diferentes desde su nacimiento.
Estos científicos sostienen además que la disciplina y la práctica son las que fortalecen ciertos circuitos cerebrales y con ello sus funciones permitiendo así aplicar la atención y fuerza en otras actividades. Para demostrarlo el Dr. Timo Krings realizó una investigación en la que escaneó los cerebros de los pianistas mientras ejecutaban un solo y encontró que éstos bombeaban menos sangre que las personas promedio en la región del cerebro asociada con la motricidad fina. Este cambio en el flujo sanguíneo implica que dicha zona requiere menor energía para realizar su funcionamiento normal lo que les permite liberarse de la tarea que están ejecutando para concentrar su atención en otros aspectos que lo son totalmente únicos, como su propia y personalísima forma de interpretar cada melodía.
Otro estudio asociado a este tema es el de la Dra. Ana Pinho en el cual se descubrió que cuando los pianistas experimentados tocan, se apaga literalmente la parte de su cerebro asociada a dar respuestas estereotipadas, lo cual explicaría el por qué cada pianista profesional desarrolla un estilo de interpretación que le es propio.
Si bien parece un cliché a raíz de estos estudios podemos concluir que es cierto que el cerebro posee una gran capacidad de adaptación y que mantiene además su plasticidad a lo largo de la vida de una persona pero para que esto suceda tiene que enfrentarse constantemente al desafío de aprender cosas nuevas; más aún si esta la actividad a aprender es tocar un instrumento y aún más si se trata del piano. Y como sostenía el profesor de música Shinichi Suzuki, en un entorno adecuado y con la práctica suficiente, cualquier persona puede llegar a convertirse en un músico excelente.

Beneficios de escuchar a Mozart

Diferentes estudios aseguran que la música clásica ayuda a combatir el insomnio, reducir la ansiedad y aprender nuevos idiomas. 

Sos de escuchar música clásica? 
Si no es tu caso, podrías comenzar a hacerlo. Diferentes estudios aseguran que este género musical ayuda a combatir el insomnio, reducir la ansiedad y para aprender nuevos idiomas. 
De hecho, se denomina “efecto Mozart” a la serie de beneficios que produce el hecho de escuchar música compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart, que mejora de forma temporal el razonamiento espacio-temporal y la memoria a corto plazo.


¿Cuáles son algunos de los beneficios que tiene la música clásica en las personas? 

1. Combate el insomnio: Un estudio de la Universidad de Toronto señala que escuchar música clásica antes de irse a dormir ayuda a combatir los peores casos de insomnio, logrando un sueño más largo y profundo. La razón estaría en sus ritmos y tonos usuales.
2. Ayuda a mejorar el aprendizaje: Un estudio de la Universidad de Irvine demostró que el escuchar las complejas piezas de Mozart, mejora las habilidades de aprendizaje de los estudiantes, dado que el razonamiento abstracto que se activa con el estudio, activa patrones similares a la música. Por otra parte, un trabajo de la Universidad de Illinois sostuvo que ayuda al aprendizaje de otros idiomas, dado que mejora la incorporación de la gramática y el vocabulario. Otras investigaciones corroboraron lo mismo al demostrar una mejora en la pronunciación de la lengua gracias a este género.

3. Reduce el dolor y la ansiedad: Pacientes oncológicos vieron reducido su dolor luego de escuchar música clásica a través de auriculares que silenciaban el ruido externo, según reveló un estudio realizado por el Duke Cancer Institute. A su vez, pacientes durante biopsias de próstata, que suele ser una intervención que produce un aumento de la presión arterial debido a la ansiedad y tensión que sienten las personas, lograron descender su ansiedad tras oír a compositores clásicos.
4. Favorece la recuperación tras un trasplante: Una investigación, publicada en el Journal of Surgery Cardiothoracic, sostiene que disfrutar de música clásica luego de un trasplante de corazón ayuda a la recuperación exitosa del paciente. El experimento inicial se realizó en ratones de laboratorio que fueron sometidos a este tipo de operación, y que, tras escuchar a Beethoven o Mozart, vieron su vida más alargada con respecto a los que escuchaban otros géneros musicales. 
5. Mejora el rendimiento: Este género no sólo favorece a los pacientes de forma directa, sino también a los médicos. Un estudio del Health Science Center de la Universidad de Texas demostró que estos profesionales que escuchaban a Mozart durante una colonoscopia tenían los sentidos más agudos. El impacto fue tal que éstos lograron aumentar el índice de detección de pólipos precancerosos en comparación con los médicos que no escuchaban música clásica. Ext. de tn

Clave de Fa en Cuarta Línea


Puedes descargar la imagen para completar el ejercicio

Más Música= más niños inteligentes...

Estamos conectados a las nuevas tecnologías todo el día. 
Por ejemplo, cuando nos despierta la alarma del móvil por las mañanas, o cuando llegamos a casa del trabajo y vamos directos a la tablet para conectarnos a las redes sociales.
Las nuevas tecnologías han revolucionado nuestro día a día y, aunque no nos demos cuenta, también han cambiado nuestro cerebro.
​Si quieres hijos inteligentes, menos tecnología y más música
En una entrevista publicada en el diario La Vanguardia, David Bueno i Torrens, autor del libro “Cerebroflexia”, afirma: "Las nuevas tecnologías provocan que las personas tengan menos conexiones en la zona de gestión de la memoria del cerebro porque parte de esta función la han externalizado hacia los aparatos digitales: pocos se acuerdan ya del número de teléfono de sus amigos”.
¿Pero puede ser que las nuevas tecnologías nos hagan más o menos inteligentes? Estudios recientes afirman que si queremos hijos inteligentes hay que tener cuidado con el uso de las nuevas tecnologías. Además, parece ser que la clave para desarrollar la inteligencia de un niño es la música (concretamente, tocar instrumentos).
El ambiente familiar y la actitud de los padres son decisivos en el desarrollo intelectual y el rendimiento escolar de los hijos. Si hablamos de este último aspecto, es decir el rendimiento escolar, Frances Glascoe, profesora de pediatría en la Universidad Vanderbilt de Berlín, explica que “se ha comprobado que los niños que crecen en hogares donde la conversación, la lectura y la música están presentes tienden a tener cociente intelectual más alto y obtienen mejores calificaciones en la escuela".
Por tanto, esos padres que suelen dejar a sus hijos mirando la televisión o jugando con videojuegos deben saber que esto puede afectar a su rendimiento académico futuro, puesaquellos niños que interactúan frecuentemente con sus progenitores e incluso el resto de la familia consiguen un mayor desarrollo de la inteligencia.
Los psicólogos y educadores llevan décadas alertando a los padres de los efectos nocivos de los aparatos tecnológicos (incluida la televisión) en los pequeños de la casa. Álvaro Bilbao, autor del libro "El cerebro del niño explicado a los padres", advierte: “La clave del desarrollo del cerebro los más pequeños está en las relaciones con sus padres. La genética puede tener un peso importante, pero sin el ambiente familiar el desarrollo potencial del cerebro no se hará realidad”.
Es cierto que estos dispositivos tecnológicos utilizados de manera apropiada pueden resultar positivos, pero es habitual que muchos padres, para poder tener instante de tranquilidad, dejen a sus hijos mirando la televisión o conectados al Ipad sin ningún tipo de control. Es necesario ir con cuidado con esto, puesto que una investigación publicada en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, y llevada a cabo por la Universidad Sainte Justine de Quebec y la Universidad de Michigan, demuestra que los niños que a los 2, 3 y 4 años de edad pasan más horas frente a la televisión tienen mayores problemas en el colegio. Por ejemplo, tienen un descenso del 6% por ciento de logro en matemáticas. continuar leyendo...

Luis Batlle Ibañez

Falleció hoy a los 85 años de edad Luis Batlle Ibáñez. El docente y pianista de fama internacional vivía en Estados Unidos, donde estaba radicado desde 1978. Era hijo de Luis Batlle Berres y hermano de Jorge Batlle Ibáñez, ambos expresidentes de la república. 


Luis Batlle vivió en Uruguay, Francia y Estados Unidos. Logró fama internacional gracias a sus interpretaciones y a algunos célebres alumnos que aprendieron música bajo su tutela.  

Estudió con Wlhelm Kolischer en Uruguay, con Yves Nat en Francia y con Rudolf Serkin en Estados Unidos. Además, fue director del conservatorio Kolischer en Montevideo. 

Nunca se inclinó por la vida política, a pesar de llevarla en la sangre por parte de su apellido paterno. 

"Mi hermano Jorge siempre dice que me senté al piano y nunca lo dejé. Creo que es cierto, porque empecé a tocar, me gustó y nunca dejé de hacerlo", declaró una vez. ext. de El Pais

Escribimos Compases...


Utilizando todas las figuras y silencios que trabajamos en clase,
formamos los siguientes compases: 4/4, 3/4 y 2/4

Una guitarra para niños

Una guitarra de tres cuerdas para niños, creada por un uruguayo, producida en China y distribuida desde Estados Unidos, se volvió global gracias a aportes por internet de inversores de más de 30 países, hasta ser distinguida como el mejor instrumento musical para escolares.
Menos de diez personas en Uruguay, una pequeña fábrica en China, un distribuidor en Estados Unidos y las ventajas de internet permitieron que en poco más de un año Loog Guitar despegara desde una plataforma de ideas innovadoras hasta convertirse en exitosa empresa global.
Detrás del proyecto está el uruguayo Rafael Atijas, de 35 años, quien pensando en un plan de negocios para culminar una maestría en marketing integrado en Estados Unidos comenzó a coquetear con la idea de crear una guitarra para niños “diferente”.
“La premisa fue que fuera de tres cuerdas, con un diseño minimalista y que viniera desarmada”, explicó Atijas, amante de la música y el diseño industrial.

La idea era simplificar el instrumento con relación a las tradicionales guitarras de seis cuerdas y usar buenos materiales para asegurar un buen sonido.
La tesis no implicaba hacer un prototipo, pero Atijas se entusiasmó y a su regreso a Uruguay se unió a un grupo de diseñadores y a un luthier para desarrollar el producto.
Financiado por un fondo nacional para innovadores, el equipo trabajó nueve meses hasta tener el prototipo: una guitarra de unos 74 cm de largo, de madera natural y materiales nobles – maple para el brazo y palo de rosa para el diapasón – que se entrega desarmada para que el niño aprenda más sobre el instrumento al construirlo.
Solo restaba lanzar la guitarra al mercado, para lo cual Atijas y su equipo acudieron a la plataforma web kickstarter.com, que permite presentar proyectos originales y reunir fondos entre quienes lo encuentran interesante.
La meta era conseguir 15.000 dólares para producir las primeras 100 guitarras, pero consiguieron 65.000, de unas 400 personas que creyeron en el proyecto y compraron el instrumento de antemano.
“Lo pusimos en marzo de 2011 y en setiembre de 2011 empezamos a entregar la primera partida de guitarras. Y viendo que realmente había interés y gente en varios países dispuesta a comprar, decidimos que no quedara en un proyecto puntual y armar una empresa”, explicó Atijas.
Actualmente producen unas 2.000 guitarras por año, que venden por internet, pero también en forma directa en Estados Unidos, Japón y Nueva Zelanda.
A inicios de este año, además, presentaron la Loog Guitar en una feria en California, donde fue elegida por maestros de Estados Unidos como la mejor herramienta para aprender música en la escuela primaria.  Leer todo el articulo completo en lr21