Una guitarra para niños

Una guitarra de tres cuerdas para niños, creada por un uruguayo, producida en China y distribuida desde Estados Unidos, se volvió global gracias a aportes por internet de inversores de más de 30 países, hasta ser distinguida como el mejor instrumento musical para escolares.
Menos de diez personas en Uruguay, una pequeña fábrica en China, un distribuidor en Estados Unidos y las ventajas de internet permitieron que en poco más de un año Loog Guitar despegara desde una plataforma de ideas innovadoras hasta convertirse en exitosa empresa global.
Detrás del proyecto está el uruguayo Rafael Atijas, de 35 años, quien pensando en un plan de negocios para culminar una maestría en marketing integrado en Estados Unidos comenzó a coquetear con la idea de crear una guitarra para niños “diferente”.
“La premisa fue que fuera de tres cuerdas, con un diseño minimalista y que viniera desarmada”, explicó Atijas, amante de la música y el diseño industrial.

La idea era simplificar el instrumento con relación a las tradicionales guitarras de seis cuerdas y usar buenos materiales para asegurar un buen sonido.
La tesis no implicaba hacer un prototipo, pero Atijas se entusiasmó y a su regreso a Uruguay se unió a un grupo de diseñadores y a un luthier para desarrollar el producto.
Financiado por un fondo nacional para innovadores, el equipo trabajó nueve meses hasta tener el prototipo: una guitarra de unos 74 cm de largo, de madera natural y materiales nobles – maple para el brazo y palo de rosa para el diapasón – que se entrega desarmada para que el niño aprenda más sobre el instrumento al construirlo.
Solo restaba lanzar la guitarra al mercado, para lo cual Atijas y su equipo acudieron a la plataforma web kickstarter.com, que permite presentar proyectos originales y reunir fondos entre quienes lo encuentran interesante.
La meta era conseguir 15.000 dólares para producir las primeras 100 guitarras, pero consiguieron 65.000, de unas 400 personas que creyeron en el proyecto y compraron el instrumento de antemano.
“Lo pusimos en marzo de 2011 y en setiembre de 2011 empezamos a entregar la primera partida de guitarras. Y viendo que realmente había interés y gente en varios países dispuesta a comprar, decidimos que no quedara en un proyecto puntual y armar una empresa”, explicó Atijas.
Actualmente producen unas 2.000 guitarras por año, que venden por internet, pero también en forma directa en Estados Unidos, Japón y Nueva Zelanda.
A inicios de este año, además, presentaron la Loog Guitar en una feria en California, donde fue elegida por maestros de Estados Unidos como la mejor herramienta para aprender música en la escuela primaria.  Leer todo el articulo completo en lr21