Un pequeño gran pianista

En la noche de ayer se consagró ganador del concurso español ¡Tu si que vales!
Esta noticia la encontré en el blog La Flauta de Pan y de inmediato me encantó conocer al pequeño.
He aquí otros datos:
Michael Andreas Haeringer tiene ocho años. Nació en Barcelona, pero es de origen alemán. Desciende de dos músicos legendarios del siglo XIX: el pianista y compositor húngaro Franz Liszt y la pianista alemana Sofia Menter
Si alguien consulta su árbol genealógico encontrará también a Coelestine Popper, familiar del violonchelista. Nadie preparó a Michael para ser unvirtuoso
nadie esperaba de él que lo fuera; sus padres no saben tocar ningún instrumento, 
ni siquiera tienen oído musical y a su madre jamás se le ocurrió, mientras estaba embarazada, poner música clásica de fondo. 
Y sin embargo, hoy, Michael Andreas Haeringer es un virtuoso del piano, un niño con talento reconocido por muchos profesionales, que ya ha recibidopremios y éxitos. ¿Puede heredarse el talento? ¿Tiene la genética algo que ver o sólo cristaliza con esfuerzo? 
La madre de Michael vivía en Singapur cuando se trasladó con su marido, directivo de un banco, a Barcelona. "A partir del año y medio el niño empezó a tararear, a cantar, sin parar. Un día, en la piscina, a los cuatro años, empezó a decirme ‘quiero tocar el piano, quiero tocar el piano’. Primero me lo tomé a broma", explica su madre, pero ante la insistencia le llevó a la Escola Luthier d'Arts Musicals, veterana en Barcelona, y fue allí donde contrastaron sus habilidades. Al poco tiempo, una de las profesoras dijo a los padres que no podía continuar dando clases a su hijo. Iba a un ritmo que aconsejaba buscar otra solución y les presentó a su actual maestro, el pianista ruso Gennady Dzyubenko. "Soy de Moscú, donde existe una buena escuela pianística, y es la primera vez en mi vida que tengo un alumno como Michael. ¿Hasta dónde puede llegar? Muy lejos, su progreso es muy rápido. Pero nunca se sabe, de momento es un niño normal que quiere jugar", explica Dzyubenko. En cuanto al talento se muestra meridiano: "claro que se puede heredar. Un ejemplo es el gran pianista Glenn Gould, descendiente de Edvard Grieg". 
"Muchos especialistas nos han dicho que es posible que el talento esté en la historia genética de cada uno. Primero éramos algo escépticos. Ahora creo que sí porque no puedo entenderlo de otro modo. Algo le habrá llegado de Liszt, de Menter...", reflexiona esta madre que destina las tardes a la supervisión de sus ensayos. Hana Nathalie Bergmann dedicó años de su vida al deporte de alta competición. "Nunca había pensado en ello hasta hoy. Pero supongo que estar acostumbrada a los rígidos torneos me ha ayudado a educar a mi hijo en la disciplina y el esfuerzo". Michael ha ganado ya cinco concursos. Se levanta a las 6.45 de la mañana, acude a la escuela alemana, al mediodía come en casa y a las 15.30 empieza a tocar. Se encierra con su plato de fruta en su salita –el techo del piano repleto de peluches– y ahí repite sus melodías. A las 18.30 deberes, cena y a las 20, vuelta al piano hasta las 21.30. "¿No teme que esté condenando a su hijo a un ritmo extremo, a una vida distinta a la del resto de niños?", le preguntamos. "Es que no podemos arrancarlo de allí. Si le quito el piano, llora sin consuelo. Si le digo ‘¡basta!, no tocas más’, se entristece. Es un castigo para él. ¿Qué voy a hacer?" 
A sus padres les han advertido: tal vez deban trasladarse para ampliar su formación "a Alemania, EE.UU., otros nos dicen Madrid". Pero el padre no quiere ni oír hablar de irse de Barcelona: "He vivido en Nueva York, Londres, Singapur... y nada como esta ciudad". Para Georg Michael Haeringer "el 70% del éxito del niño es su madre, su constancia". Los dos le piden un piano de cola. "¡No, no, con tres en casa ya es suficiente!". Tendrá que consultar a Michael que, a su edad, ya crea sus composiciones. La primera, Despedida, la hizo con seis años.
Ext. de lavanguardia.com


1 comentarios:

Maria dijo...

Hola Claudia
Espero que hayas recibido muy feliz el año nuevo.
Me encantó como toca el nene, sin partitura y con el osito al lado.
Muchas gracias por compartir. GENIAL!
Mil besos y que tengas un perfecto 2012.