Steinway & Sons

Steinway & Sons es una compañía de fabricación de pianos fundada en 1853 en Nueva York por el inmigrante alemán Heinrich "Henry" Engelhard Steinway.
La empresa fue fundada en 1853, en un lote de Manhattan de la calle Varick. 
Henry fabricó su primer piano en la cocina de su casa en Alemania. 
Para el momento que Henry estableció Steinway & Sons, ya había fabricado 482 pianos. 
El primero producido por la compañía, el número 483, fue vendido a una familia de Nueva York en U$S 500. Hoy en día, este piano está en exhibición en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.
Durante los siguientes 40 años, Henry y sus hijos, Henry Jr., Albert, C.F. Theodore, William y Charles, desarrollaron el piano moderno. Casi la mitad de las 125 patentes de la compañía fueron desarrolladas durante ese período.
Los diseños revolucionarios de Steinway, y la mano de obra superior, comenzaron a recibir reconocimientos a nivel nacional casi inmediatamente. 
Comenzando 1855, los pianos Steinway recibieron medallas de oro en muchas exhibiciones de Estados Unidos de América (EUA) y de Europa. 
La compañía ganó reconocimiento internacional en 1867, en la Exhibición de París, cuando fue galardonada con la “Grand Gold Medal of Honor”, por la excelencia en la manufactura y la ingeniería.
Hoy en día, Steinway & Sons produce aproximadamente 4.000 pianos por año en todo el mundo. 
Más de 1.300 concertistas y ensambladores utilizan esta marca. Steinway no es patrocinador de ninguno de estos artistas. Todos y cada uno de ellos han decidido por sí solos tocar estos pianos profesionalmente.
Actualmente, la empresa lleva construidos más de 583.000 pianos. Las plantas de fabricación hoy en día son la de Queens, New York (EUA), y la de Hamburgo (Alemania). ext. de wikipedia


Sitio Oficial de Steinway & Sons: www.steinway.com

Si no tiene 12.116 piezas Steinway genuino, no es un Steinway.

Sitio de restauración de pianos: clic aquí




2 comentarios:

Maria dijo...

Hola Claudia
Muy interesante tu entrada.
Conocia la marca, pero nunca habia oido su historia.
Gracias por compartir.
Mil besos y muy feliz fin de semana.

dafne dijo...

Pensar que Rubia, mi profe de piano, tenía un Steinway, y aprendí a tocar en él.
Qué lujo!
Besos, Claudia.
Silvia.-