La Marsellesa

Un día como hoy pero de 1792 se canta por primera vez La Marsellesa.
Fue escrita en la madrugada del 25 al 26 de abril por Claude Joseph Rouget de lisle, en la ciudad de Estrasburgo (frontera franco-alemana). Se llamaba inicialmente "Himno de guerra para el ejercito del Rhín".
Poco después dicho canto llegó a la ciudad sureña de Montpellier. Allá Fracois Mireur la aprende y viaja a la ciudad de Marsella. En un discurso pronunciado en la fecha del 21 de junio de 1792, Mireur canta la canción. Al dia siguiente las tropas de voluntarios subiendo al frente de combate en la guerra contra Austria, empiezan a cantar la Marsellesa durante todo el recorrido hacia París.
La Marsellesa es declarada canto nacional en la fecha del 14 de julio de 1795.
Debido a que jóvenes inmigrantes o hijos de inmigrantes silbaban el himno durante actos oficiales y deportivos, el ministerio de educación ha hecho votar una ley en 2005, imponiendo el aprendizaje del himno de la república francesa en todas las escuelas. Ext

5 comentarios:

Maria dijo...

Hola Claudia
No conocia la historia, gracias por compartir!
Ese himno lo conozco desde muy chica porque mi mamá es descendiente de franceses.
Besos y muy buena semana!

"La Marsellesa" es, sin duda, uno de los himnos más hermosos que existen. Exalta el espíritu nacional.
Al himno español, la "Marcha Real", algo anterior a éste, pues data de 1770, se le echa en falta la letra. Como sabrá ha habido varios intentos de dotarle de ella; pero todos han fracasado.
Un cordial saludo.

Ars Vitae dijo...

Gracias, Claudia. ¿Puedes creer que habiendo vivido en París no conocía esta historia?
Así somos...
Abrazos desde España.

Hola.Soy Helena.Tengo un blog de gatos nuevo y es para avisar y si quereis que os paseis a echarle un vistazo.Espero que os guste.

www.vadegatos.blogspot.com

Anónimo dijo...

Hola a tod@s.

Pone los pelos de punta escuchar este himno.

Es una lástima que no podamos cantar un himno los españoles sin que se nos tache de fascistas, pero he de reconocer que pone los pelos de punta.

Saludos,

Ludorf.