CHOPIN - 200 Años

Fryderyk Franciszek Chopin  nació en Zelazowa Wola (Polonia) el 1º de marzo de 1810. Es uno de los más importantes compositores y pianistas de la historia y representa al Romanticismo en su estado más puro.  Su perfección técnica, su refinamiento estilístico y su elaboración armónica han sido comparadas históricamente con las de Bach, Mozart y Beethoven por su perdurable influencia en la música de tiempos posteriores. 
La fecha de su nacimiento es incierta: el compositor mismo (y su familia) declaraba haber venido al mundo en 1810, el 1º de marzo y siempre celebró su cumpleaños en aquella fecha, pero en su partida baustimal figura como nacido el 22 de febrero.
Su padre, Mikołaj (Nicolas) Chopin, era un emigrado francés de lejanos ancestros polacos, que se había trasladado a Polonia en 1787, animado por la defensa de la causa polaca, y era profesor de francés y literatura francesa. Su madre, Tekla Justyna Kryżanowska  pertenecía a una familia de la nobleza polaca venida a menos.
Ambos tuvieron 3 hijas más: Ludwika, Izabella y Emilia. Frédéric era el segundo hijo y único varón.
Frédéric y sus hermanas crecieron en un entorno en el que el gusto por la cultura en general, y la música en particular, era considerable. Su primera maestra de piano fue su hermana Ludwika, con quien luego tocaba duetos para piano a cuatro manos. A los seis años sus padres lo pusieron en manos del maestro Wojciech Zywny.
Un año más tarde compuso su primera obra y como el niño no sabía escribir muy bien, la pieza fue anotada por su padre. Se trataba de la Polonesa en Sol menor para piano, publicada en noviembre de 1817.
 A los ocho años tocaba el piano con maestría, improvisaba y componía con soltura: dio su primer concierto público el 24 de febrero de 1818 en el palacio de la familia Radziwill de Varsovia.
También desde su niñez se manifestó ya un hecho que marcó poderosamente su vida: su quebradiza salud. Desde niño había sufrido inflamaciones de los ganglios del cuello y había tenido que soportar frecuentes sangrías.
Las Variaciones mozartianas, se convirtió en su primera obra publicada por un editor extranjero, Haslinger, en abril de 1830.


e enamoró de Konstancja (Konstanze) Gladkowska, una joven estudiante de canto del Conservatorio, que había conocido en 1828 en un concierto de estudiantes de Carl Soliva. De esta primera pasión juvenil nacieron varias obras memorables: el Vals Op. 70 n.º 3 y el movimiento lento de su primer Concierto para piano y orquesta en Fa menor. Aquel romance fue un ardiente sentimiento, mas no decisivo, pues ya estaba completamente decidido a ser un compositor y pronto decidió emprender un «viaje de estudios» por Europa.
Viéndose forzado a renunciar a su primera intención de viajar a Italia debido a la situación política, decidió dirigirse a Londres vía París. Llegó a París en el otoño de 1831; inicialmente se alojó en un bonito apartamento en el quinto piso del Boulevard Poissonière 27. 
Desde mayo de 1832 comienza a ganarse la vida dando clases de piano y pronto llegaría a convertirse en un pedagogo muy requerido y bien pagado hasta el fin de su vida.
En junio de 1832 se mudó a rue Cité Bergere 4. Su prestigio comenzaba a extenderse no sólo en París sino en toda Europa. 
En cuanto al método de enseñanza, Chopin no es un pedagogo formado sino un creador de música, se entregará a la enseñanza “sin la menor idea preconcebida” y no seguirá ningún sistema preestablecido; adaptará su enseñanza a las aptitudes del alumno y cuando el alumno lo merece las clases, establecidas en tres cuartos de hora de duración, las prolongará hasta dos y tres horas. 
Hacia 1845, su salud comenzó nuevamente a deteriorarse, pautando el proceso de debilitamiento que finalmente lo conduciría a la muerte. 
El 16 de febrero de 1848, ante una sala repleta –con entradas difíciles de conseguir y vendidas mucho antes- Chopin ofrece su último concierto parisino.  Aun cuando dio algunos conciertos en Londres, ninguno sería como éste en la comunión que hubo con el público presente.
Con un poco de dinero del concierto del 16 llega a Londres el 21 de abril, adonde Jane Stirling y su hermana la señora Erskine le han alquilado un departamento.

Desde Londres escribe Chopin:
  • «Aquí la música es una profesión, no un arte. Tocan excentricidades y las presentan como obras de belleza total; interesarlos en cosas serias es una locura. La burguesía exige lo extraordinario y la mecánica. El gran mundo escucha demasiada música para prestarle una atención seria. 
Al difundirse la noticia de que su estado de salud empeoraba, gran parte de la sociedad parisina quiso ir a visitarlo: alumnos, amigos, damas, todos aquellos que lo habían aplaudido cuando estaba frente al teclado quisieron verlo para decirle adiós. El más fiel de todos era el pintor Delacroix, que lo visitaba casi cada día para confortarlo y darle su aliento.
Chopin sabía que se moría, pero, sorprendentemente, dijo a los circunstantes: Encontraréis muchas partituras, más o menos dignas de mí. En nombre del amor que me tenéis, por favor, quemadlas todas excepto la primera parte de mi método para piano. El resto debe ser consumido por el fuego sin excepción, porque tengo demasiado respeto por mi público y no quiero que todas las piezas que no sean dignas de él, anden circulando por mi culpa y bajo mi nombre. Afortunadamente para nosotros y el arte universal, ninguno de los presentes se avino a cumplir semejante orden.
Ya en plena agonía, tuvo aún la fuerza suficiente para otorgar a cada visitante un apretón de manos y una palabra amable. A las dos de la madrugada del 17 de octubre de 1849, murió.
El obituario publicado en los periódicos dice textualmente: Fue miembro de la familia de Varsovia por nacionalidad, polaco por corazón y ciudadano del mundo por su talento, que hoy se ha ido de la tierra. Tenía tan sólo 39 años de edad.
El solemne funeral de Frédéric Chopin se celebró en la iglesia de Santa Magdalena de París el día 30. En él, cumpliendo disposiciones de su testamento, se ejecutaron sus preludios en Mi menor y en si menor, seguidos del Requiem de Mozart. Más tarde, durante el entierro en el Cementerio de Pere-Lachaise, se tocó la Marcha fúnebre de su Sonata op. 35. Aunque su cuerpo permanece en París, se obedeció la última voluntad del músico, extrayendo su corazón y depositándolo en la Iglesia de la Santa Cruz de Varsovia.
En todo el mundo existen multitud de festivales, asociaciones musicales, escuelas e institutos que llevan el nombre de Frédéric Chopin. Tal vez el más importante festival sea el Concurso de Piano que se celebra en Varsovia cada cinco años en memoria del gran compositor.
Asimismo, el Aeropuerto Internacional de Varsovia se llama Frédéric Chopin. El asteroide descubierto en 1986 por el astrónomo Eric Walter Elst  ha sido bautizado (3784) Chopin. Otros varios objetos del Sistema Solar han sido bautizados en homenaje al gran polaco, incluyendo un cráter en el planeta Mercurio. wikipedia
Un concierto de 171 horas en Varsovia en celebración de estos 200 años, realizado por estudiantes, músicos amateurs y profesionales. Para verlo clic aquí.



6 comentarios:

joselop44 dijo...

Un polaco algo español que nos dejó melodías muy románticas.
Un abrazo.

Laura dijo...

Hola Claudia, fanática de Chopin como soy yo, no podía dejar de pasar nuevamente a dejar mi huella y agradecerte toda la linda información y música que has posteado en estos días, un abrazo !

thony caro dijo...

CLAUDIA HAS HECHO DE ESTAS ENTREGAS UN VERDERO DOCUMENTO DE CHOPIN, POR EL CUAL HE TRANSITADO MUY DETENIDAMENTE, YA QUE ELLA ENCONTRE TANTO TESTIMONIO, QUE HASTA AHORA NO LO SABIA.-
FELICITACIONES Y TAMBIEN HE DEJADO UN COMENTARIO EN EL BLOG DE BEATRIZ POR VUESTRO PRIMER AÑITO.-
UN GRAN ABRAZO Y DE NUEVO MUCHAS GRACIAS POR TU APORTE A LA CULTURA.-

Un maestro del arte de todos los tiempos. Bravo!!!!

Un placer leerte.

Fantástica la información, me encanta Chopin. Ha sido un gustazo leer esta entrada.

Saludos!!

dafne dijo...

Amo Chopin !
Besos Claudia.-